Abuso en el uso de gotas

A diario convivimos con factores ambientales que hacen enrojecer nuestros ojos o también podemos ser más sensibles y presentar ese rojo antiestético constantemente.
La solución no es aplicarse gotas. Esta es una solución temporal, que te hace dependiente de su uso, en donde luego  vuelves a tener el efecto que habías eliminado. Si haz escuchado que todo en exceso es malo. Es precisamente lo que ocurre en el caso de las gotas.
Ten en cuenta que existen gotas con conservadores, que generan reacciones alérgicas y que si bien, te calman, al poco tiempo su efecto termina.
Es mejor que  evites daños y problemas que te puedes ahorrar, ya que el problema sencillo que puedes tener, con una automedicación irresponsable y descontrolada, puede generar nuevos problemas en tus ojos.
Existe lo que se llama el efecto de rebote. Cuando pretendes ocultar la hiperemia en tus ojos, sueles hacer uso de gotas y estas contienen en la mayoría de los casos NAFAZOLINA. La cura a tu problema resulta eficiente pero si lo haces más de dos veces al día y sigues constantemente, no te extrañes si tus venas se ponen aun mas rojas, porque estarías ante la presencia de una vasoconstricción: Sensación de ardorvenas inflamadas y como consecuencia, persistencia del color rojo.
Tocar el tema de la automedicación  es importante ya que la mayoría de las personas desconocen que las gotas que usan algunas veces por recomendación de vecinos o tratamientos anteriores, contienen análogos de esteroides que  en otras palabras, son desinflamatorios como la dexametasona, lo que puede ocasionar glaucoma.
Además si estás embarazada, eres alérgico, estás consumiendo medicamentos o estás en estados delicados de salud, debes tener aún más precaución ya que tu visión está en juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *